Hilda Sotomayor Alba…is Forever.

08/16/2011 | STORIES

Hilda Sotomayor AlbaI was born in Huaraz, a beautiful town surrounded by mountains and close to the snow-covered Huascarán, the highest in Peru and the second in South America. The sky is almost always a deep blue and the Sun is generous as its people.  My childhood was rocked in 1970 by one of the most devastating earthquakes in our national history. The city was destroyed.  One of the neighboring cities was completely buried by an avalanche from Huascaran and is now considered  the  world’s largest cemeteries. Many families of the few survivors migrated, but not ours by the decision of my father, who always instilled a courageous attitude to all the circumstances of life in us.

At the end of my High school, I traveled to Lima, the capital and largest city of Peru, to study Economics. Then I worked in various companies and I established its own import-oriented but I had no success.  At that time my interest in something that was more directly connected with human well-being and I decided to explore a new career:  physical rehabilitation.

When I practiced my new career in the Burned Section of  The children’s Hospital, I met products of Forever which were used with great effectiveness in serious cases that were  attended there. The head of the section, Dr. Raúl Rodríguez, adopted with enthusiasm this application when he found the daily miracles that his employment was.

Learn Forever contributed much to my understanding of the physiology of the human body. But there was more. I had been married and had three children the last of them died. Many problems begin and my ex-husband left us.  It was the end result of a stage economically very difficult, in which the second of my children sometimes helped us  with the tips he received due to his love of music, he played the guitar very nice.

I believed in the economic opportunity that Forever offers.  But when I was in the process of growth, my partner reappeared to carry my two children out of my country. Days before my father died and my best friend too. All this experiences left me submerged in the most absolute sadness. This days were very hard, even each breathing  became  difficult.  It may have been the final chapter of my life.

Something special happened, I discovered another face in Forever, that it is also a family because I received understanding, solidarity and affection. I really needed. These were the first steps  of the  economic success that would come later.  I could then pay for my children’s education. I bought in Huaraz and Lima properties which are the cities that I live.  I got Manager, Senior Manager, Eagle Manager and Eagle Senior Manager.  My life is fully and completely satisfactory.

Now I understand the expressions of gratitude that Rex Maughan inspires. His vision and action has influenced in many lives, including mine. Now I can positively influence in other  persons. Also I feel that in this way I improve my country and therefore a worldwide.  If you don’t know yet or prove personally the beneficial power of the opportunity offered by FLP, I suggest you do it immediately. The only risk you will have is to be mostly happy.

 

 

Yo nací en Huaraz, una bella ciudad peruana rodeada de montañas y próxima al nevado Huascarán, el más alto del Perú y el segundo de Sudamérica. El cielo casi siempre es de un azul intenso y el sol es generoso como su gente. Mi niñez fue conmocionada en el año 1970 por uno de los terremotos más devastadores de nuestra historia nacional. La ciudad quedó destruida. Una de las ciudades vecinas fue totalmente sepultada por una avalancha proveniente del Huascarán y ahora es considerada el cementerio más grande del mundo. Muchas familias de las pocas sobrevivientes emigraron pero no la nuestra por la decisión de mi padre quien siempre nos inculcó una actitud valiente frente a todas las circunstancias de la vida.

Al terminar mis estudios secundarios, viajé a Lima, la capital y ciudad más grande del Perú, para estudiar economía. Después trabajé en varias empresas y establecí una propia orientada a las importaciones pero no tuve éxito. En esa época se despertó mi interés en algo que estuviera conectado más directamente con el bienestar humano y decidí estudiar una nueva carrera: Rehabilitación física.

Cuando hacía prácticas de mi nueva carrera en la sección “Quemados” en “El Hospital Del Niño”, conocí los productos de Forever que se usaban con muchísima eficacia en los graves casos que ahí se atendían. El Jefe de la sección, el Dr. Raúl Rodríguez, aprobó con entusiasmo su aplicación cuando comprobó los milagros diarios que su empleo producía.

Conocer Forever aportó mucho a mi comprensión de la fisiología del cuerpo humano. Pero había más. Me había casado y tenía tres hijos cuando mi ex esposo nos abandonó.  Era el resultado final de una etapa económicamente muy difícil en la cual el segundo de mis hijos nos ayudaba a comer con las propinas que recibía gracias a su afición a la música.

Me aferré a la oportunidad económica que Forever ofrece.  Pero cuando estaba en el proceso de crecimiento, mi pareja reapareció para llevarse a dos de nuestros hijos fuera del País. Días antes y por separado habían muerto mi padre y mi último hijo. Todo eso me dejó sumergida en la más absoluta tristeza. Eran días muy duros en donde incluso respirar se hacía difícil. Pudo haber sido el capítulo final de mi vida.

Entonces descubrí otra faceta en Forever. Descubrí que también es una familia porque recibí comprensión, solidaridad y afecto.  Esta fue la base del éxito económico que vendría después. Pude pagar entonces la educación de mis hijos. Compré inmuebles en Huaraz y en Lima que son las ciudades en las que frecuentemente me encuentro. He conseguido progresivamente la Gerencia, la Gerencia Senior, Gerencia Aguila y Gerencia Aguila Senior. Mi vida es plena y totalmente satisfactoria.

Ahora entiendo las expresiones de gratitud que Rex Maughan inspira. Su visión y acción ha influido en muchas vidas, incluyendo la mía.  Por mi parte, intento ahora influir positivamente en otras vidas y puedo hacerlo. También siento que de este modo mejoro mi país y en consecuencia a todo el mundo. Si todavía no conoces o compruebas personalmente, el poder benéfico de la oportunidad que ofrece FLP, te sugiero que lo hagas inmediatamente. El único riesgo que correrás es el de ser intensamente feliz.